La rutina para sentirte feliz

Para la psicología, la felicidad es un estado emocional positivo que alcanzas cuando has satisfecho tus deseos y cumplido tus metas. Muchas de esas metas o deseos las vamos construyendo de modelos de la realidad que hemos recibido a lo largo de nuestras vidas, sobre todo de nuestros padres, nuestra familia y nuestro entorno.

Cuando eres feliz significa que tienes más pensamientos positivos que negativos y obtienes un coeficiente de inteligencia positiva. Está comprobado que, si eres feliz, trabajas mejor y que con mayor inteligencia positiva obtienes mejores resultados. Sí sabemos que la felicidad aumenta nuestra productividad y nos impulsa a alcanzar nuestras metas ¿porque es tan difícil de conseguir? Vishen Lakhiani, el fundador de MindValley, nos explica que no alcanzamos la felicidad porque solo creemos en un tipo de felicidad: la felicidad condicional.


Es decir, pasamos la vida buscándola,pero en el lugar equivocado: en nuestro próximo proyecto, nuestra próxima promoción (o aumento de sueldo), una casa más grande, hijos exitosos o una pareja mas atenta, por ejemplo. Es decir, ponemos el acento en cosas que no dependen de nosotras, en temas que están fuera de nuestro alcance, nos convencemos de que si no las alcanzamos no podremos ser felices y, muchas veces, cuando alcanzamos lo que idealizamos, solo lo disfrutamos un rato e, inmediatamente, movemos la meta hacia adelante, es decir, condicionamos la felicidad, otra vez, a alcanzar algo más.


Cuando rompes con ese modelo de perseguir la felicidad condicional, te das cuenta de que no tienes control sobre nada y, que las cosas que nos suceden son circunstancias que nos tenían que pasar para que avanzár al siguiente nivel de crecimiento personal. Perseguir la felicidad es como intentar alcanzar un arcoiris, cuando te intentas acercar se aleja.


Vinshen, nos propone un ejercicio que ayuda mucho a que consigas sentirte feliz con lo que ya tienes. Le llama la Brecha Inversa. Casi todos visualizamos nuestras vidas con una brecha entre donde nos encontramos y donde queremos estar y, mientras no cerramos esa brecha, no nos sentiremos felices. Idealizamos ese futuro.


La brecha inversa es justo hacer lo contrario, implica no pensar en lo que no has alcanzado, si no en fijarte en lo que has alcanzado, en tu vida, hasta ahora. Si miras tu vida hacia atrás, te fijas en donde comenzaste, donde estás ahora, las experiencias que has tenido. Entonces, te das cuenta de lo que has alcanzado con el paso de los años.


Te haces consciente de lo que has alcanzado en tus relaciones o en tu trabajo, en lo que has crecido como persona. Haciendo este ejercicio aprenderás a ser feliz en el ahora. Puedes tener una visión de futuro, pero que no condiciona tu felicidad presente. Fíjate mejor en tu trayectoria pasada, anota una lista de todo lo que has alcanzado y lo que disfrutas ahora, este ejercicio elevará tu felicidad.


Si tienes esta disciplina de ver hacia atrás tus logros, conseguirás alcanzar un buen estado de bienestar, Intenta incorpórar esta práctica como una rutina en tu vida.

21 views0 comments

Recent Posts

See All